ClickCease Mala gestión de parches en ciberseguridad

Tabla de contenidos

Únase a nuestro popular boletín

Únase a más de 4.500 profesionales de Linux y el código abierto.

2 veces al mes. Sin spam.

Mala gestión de parches en ciberseguridad

Joao Correia

2 de enero de 2024 - Evangelista técnico

Este artículo forma parte de una serie en la que analizamos un reciente Asesoramiento conjunto sobre ciberseguridad de la NSA/CISA sobre los principales problemas de ciberseguridad identificados durante los ejercicios del equipo rojo/azul llevados a cabo por estas organizaciones. En este artículo, encontrará una visión más profunda del problema específico, con escenarios del mundo real en los que es aplicable, así como estrategias de mitigación que pueden adoptarse para limitarlo o superarlo. Esto amplía la información proporcionada por el informe NSA/CISA.

Incluso años después de haber sido ampliamente difundida y conocida, los sistemas vulnerables al exploit Log4j siguen siendo accesibles en línea. Esta vulnerabilidad duradera pone de manifiesto un fallo crítico en las prácticas de gestión de parches. Los sistemas que permanecen sin parches contra vulnerabilidades tan conocidas son, en esencia, puertas abiertas para los ciberdelincuentes, lo que a menudo conduce a una explotación rápida y sin concesiones.

El ejemplo de log4j no es más que eso: un ejemplo muy sonoro de una mala gestión de parches y de su impacto directo en el posicionamiento de las organizaciones en materia de ciberseguridad. Lo cierto es que la falta de una estrategia de gestión de parches coherente, reproducible, auditable y con capacidad de respuesta sigue siendo la causa principal de incidentes y problemas empresariales muy costosos. Tal vez, sólo tal vez, las prácticas utilizadas hace 20 años ya no son aplicables a un panorama de amenazas que ha evolucionado más allá del alcance de lo que una vez se consideró un plazo eficiente de despliegue de parches.

 

Razones de una mala gestión de los parches

Falta de aprobación de la alta dirección

 

A menudo, se retrasa o se rechaza la aprobación de tiempos de inactividad para la aplicación de parches por motivos de continuidad del negocio. Si bien esto es defendible desde una perspectiva empresarial, no tiene en cuenta las pérdidas y las interrupciones causadas por no hacerlo en primer lugar, que (¿siempre?) superan con creces la interrupción que se produce durante una ventana de mantenimiento planificada y programada. 

 

Preocupación por los trastornos

 

El reinicio de sistemas o servicios después de la aplicación de parches puede provocar una importante interrupción de la actividad empresarial. Y si la interrupción es la razón principal para no aprobar a tiempo la respuesta a las amenazas emergentes, también hay soluciones para hacerle frente, como las que se enumeran a continuación.

 

Desafíos de priorización

 

Decidir qué parchear primero dentro de las estrechas ventanas de mantenimiento es una tarea desalentadora, especialmente en entornos informáticos complejos. La solución a este problema concreto es similar a la del huevo de Colón: no priorizar en absoluto y adoptar una estrategia de parcheo en la que simplemente se parchee todo. La criticidad y la gravedad de las diferentes vulnerabilidades son a menudo específicas del entorno, o como mínimo están fuertemente influenciadas por variables ambientales incontables durante la evaluación y la puntuación. Por lo tanto, incluso cuando se priorizan sólo las vulnerabilidades de mayor riesgo, es posible que se pasen por alto otras que son relevantes para un entorno en particular.

 

Limitación de recursos

 

En muchos casos, la falta de recursos adecuados dificulta la aplicación de parches a tiempo. Cuando se trabaja con equipos con recursos muy limitados, la automatización es la forma más eficaz de mitigar el problema. Automatice todos los aspectos del proceso de gestión de parches -pruebas, despliegue, priorización e informes- y podrá reducir el coste de los recursos necesarios. Aunque no es una solución mágica per sees un paso en la dirección correcta.

 

Las consecuencias son reales

 

Independientemente de las razones, un sistema sin parches sigue siendo vulnerable. La inclusión de la mala gestión de parches en el informe NSA/CISA subraya su importancia. Las consecuencias de una gestión inadecuada de los parches no son hipotéticas; son un peligro real y presente para la seguridad de las organizaciones.

 

Es hora de cambiar las prácticas

 

Si las prácticas tradicionales de gestión de parches están fallando, como demuestran las continuas vulnerabilidades, es hora de que las organizaciones consideren enfoques alternativos:

 

Parcheado en vivo

 

Un método que permite implantar parches de forma rápida, eficaz y sin interrupciones. Este enfoque puede reducir significativamente la ventana de vulnerabilidad sin afectar a las operaciones de negocio.

 

Gestión automatizada de parches

 

La implantación de sistemas automatizados para el despliegue de parches puede garantizar actualizaciones puntuales y reducir la carga de recursos humanos.

 

Auditorías de seguridad periódicas

 

La realización de auditorías frecuentes para identificar y priorizar las vulnerabilidades puede agilizar el proceso de gestión de parches.

La mala gestión de parches es un problema crítico en ciberseguridad. La persistencia de vulnerabilidades a exploits bien conocidos como Log4j es un testimonio de la necesidad de estrategias de gestión de parches más eficaces. Las organizaciones deben reconocer la gravedad de este problema y adoptar prácticas que garanticen la aplicación oportuna y eficiente de parches para salvaguardar sus activos digitales.

Resumen
Mala gestión de parches en ciberseguridad
Nombre del artículo
Mala gestión de parches en ciberseguridad
Descripción
En este artículo encontrará información sobre los principales problemas de ciberseguridad detectados durante los ejercicios de los equipos rojos y azules, así como estrategias para mitigarlos.
Autor
Nombre del editor
TuxCare
Logotipo de la editorial

¿Desea automatizar la aplicación de parches de vulnerabilidad sin reiniciar el núcleo, dejar el sistema fuera de servicio o programar ventanas de mantenimiento?

Más información sobre Live Patching con TuxCare

Conviértete en escritor invitado de TuxCare

Empezar

Correo

Únete a

4,500

Profesionales de Linux y código abierto

Suscríbase a
nuestro boletín