ClickCease ¿Arriesga los datos privados de su empresa? Ayude a protegerlos con TuxCare

Únase a nuestro popular boletín

Únase a más de 4.500 profesionales de Linux y el código abierto.

2 veces al mes. Sin spam.

¿Arriesga los datos privados de su empresa? Ayude a protegerlos con TuxCare ahora

19 de abril de 2022 - Equipo de relaciones públicas de TuxCare

Se trata de una batalla interminable en la que hay mucho en juego: la información de su organización corre un riesgo constante por parte de agentes de amenazas que van desde sus competidores en busca de ventaja, pasando por grupos de piratas informáticos que se embolsan los rescates, hasta agentes estatales que proceden sin importar los daños colaterales.

Básicamente, si está conectado a Internet, está en peligro, y punto. Y en el mundo conectado de hoy en día, probablemente significa que todos sus sistemas están en peligro. Pueden pedir un rescate por tus datos privados y borrarlos, o pueden robarlos y exponerlos al mundo.

No es de extrañar que la C-suite sufra una ansiedad continua por las posibles repercusiones. La pérdida de ingresos y reputación es solo el principio, un ciberataque puede incluso amenazar la viabilidad de una organización, ya que un ataque causa daños duraderos que provocan su cierre.

Tomar medidas de protección puede ser eficaz, pero la protección frente a amenazas tiene sus propios retos. En este artículo describimos el alcance del problema y explicamos cómo y por qué la gama de productos de protección para empresas de TuxCare puede ayudarle a proteger las cargas de trabajo de su organización.

Contenido

  1. Las amenazas están fuera de control
  2. Nadie quiere correr el riesgo
  3. Incluso las empresas más resistentes sufren
  4. Por qué el live patching de TuxCare es una herramienta clave
  5. También le ofrecemos asistencia ampliada
  6. Una poderosa combinación

Las amenazas están fuera de control

Se está destinando una enorme cantidad de dinero a la defensa de la ciberseguridad, las empresas gastaron más de 100.000 millones de dólares en ciberseguridad en 2020. Pero, a pesar de ese gasto, hay pocos indicios de que se esté ganando la batalla.

Sabemos que las organizaciones están fallando en la protección contra los riesgos de ciberseguridad, pero la enorme escala de este fracaso a veces se pasa por alto. Según un estudio de 2019, la ciberdelincuencia cuesta a las empresas 2,9 millones de dólares por minuto, con un coste global de 1,5 millones de dólares a lo largo del año.

La actual situación geopolítica no hace sino ampliar la epidemia existente de incidentes relacionados con la ciberseguridad, en la que las peticiones de ransomware publicadas y los sistemas paralizados públicamente son sólo la punta del iceberg. También hay robos de propiedad intelectual, y las empresas rara vez informan de ello.

Los recientes acontecimientos en torno al grupo LAPSUS$ han demostrado que los objetivos pueden incluir código fuente (como en el caso de Microsoft) o esquemas y código de diseño de chips (como en el suceso de nVidia). Esto puede tener graves consecuencias comerciales, ya que su propiedad intelectual se ve repentinamente expuesta, accesible a competidores sin escrúpulos.

Nadie quiere correr el riesgo

Pero aunque su organización sea pequeña o mediana y se dedique a actividades relativamente poco interesantes o corrientes, lo cierto es que nadie quiere correr el riesgo de sufrir interrupciones en su actividad, incluidos bloqueos de las operaciones habituales, a causa de algún ataque malicioso que paralice la producción o inutilice la prestación de servicios.

Por eso, a todos los niveles, la ciberseguridad es un factor de estrés constante. Para los altos dirigentes y para los equipos técnicos. Y sí, los profesionales de TI sabrán qué herramientas disponibles pueden ayudar a protegerse contra el éxito de los ataques, desde la concienciación sobre la ciberseguridad y la autenticación multifactor hasta la protección contra amenazas avanzadas, pasando por la simple aplicación de parches.

El problema es que incluso si, digamos, el parcheado es la mejor herramienta para (si no eliminar) al menos minimizar el riesgo de exposición a este tipo de eventos, la realidad es que estas herramientas no siempre se implementan adecuadamente de forma que se garantice la ciberseguridad.

Incluso las empresas más resistentes sufren

Parte del enigma de la crisis de ciberseguridad es que las empresas más ricas y con más recursos del mundo siguen siendo víctimas de ataques. Seguramente grandes empresas como Microsoft y Nvidia -víctimas de Lapsus$- deberían ser capaces de encontrar los recursos para maximizar las ciberdefensas. Del mismo modo, entre las víctimas de los peores ciberataques de 2021 se encontraban grandes empresas como SolarWinds, Colonial Pipeline y Kesaya.

Podría decirse que todas estas empresas están en condiciones financieras de protegerse contra los ataques, pero no lo hicieron. A pesar de los miles de millones invertidos en ciberseguridad y de los esfuerzos por reforzar sus sistemas frente a las amenazas, las principales empresas del mundo sufrieron ataques catastróficos.

Hay varias razones para ello. Una es simplemente la escala de la amenaza de ataque, que ahora es de un tamaño tal que lo que solían ser estrategias de defensa eficaces ahora pueden fallar. Pero también hay otros factores: a pesar de la potencia financiera de una organización, los recursos entran en juego. Y también las limitaciones prácticas.

Incluso las grandes empresas manejan presupuestos limitados, lo que limita la cantidad de recursos que los equipos técnicos pueden desplegar. Y sea cual sea el ámbito de la empresa, existen restricciones prácticas: por ejemplo, en el caso de los parches, la interrupción de los reinicios y reinicios asociados puede hacer que los parches se retrasen más allá de lo que se consideraría una ventana razonable.

Por qué el live patching de TuxCare es una herramienta clave

Ganar la guerra de la ciberseguridad se reduce a disponer de las herramientas adecuadas, y a menudo éstas son de naturaleza vanguardista. Aplicando estas medidas se pueden reducir los riesgos a muchos niveles. La suite TuxCare puede ayudar de varias maneras.

En primer lugar, TuxCare ofrece una herramienta única de aplicación de parches en vivo para empresas llamada KernelCare Enterprise. Ofrece dos ventajas clave. En primer lugar, KernelCare funciona de forma automatizada: busca automáticamente nuevos parches y los instala casi al instante una vez publicados. El tiempo de espera es mínimo, en comparación con los procesos humanos habituales, en los que los equipos técnicos primero tienen que enterarse de la existencia de una vulnerabilidad, localizar un parche y aplicarlo.

Pero lo más importante es que KernelCare despliega estos parches sobre la marcha, sin necesidad de reiniciar. Por tanto, no hay interrupciones ni necesidad de programar ventanas de mantenimiento. Los parches se despliegan de forma coherente, en cuanto se publican, sin necesidad de adaptarlos a las necesidades prácticas de cada uno.

Nuestro servicio KernelCare se ocupa del núcleo de Linux, pero también ofrecemos un servicio similar para bibliotecas críticas del sistema llamado LibraryCare y también para sistemas de bases de datos, a través de nuestro servicio DataBaseCare. Las soluciones de TuxCare garantizan incluso la aplicación de parches en tiempo real a nivel de hipervisor gracias a QEMUCare, que garantiza la aplicación de parches a QEMU sin necesidad de interrumpir las máquinas virtuales.

Las soluciones de parcheado en vivo de TuxCare cubren algunos de los componentes más problemáticos de parchear: para muchos de estos componentes, la aplicación de nuevas versiones se traduce directamente en reinicios, con las implicaciones operativas asociadas. Con TuxCare obtendrá una aplicación de parches coherente, ya que no tendrá que gestionar la aplicación de parches en función de sus operaciones.

También le ofrecemos asistencia ampliada

Cuando pensamos en prácticas de ciberseguridad arriesgadas, confiar en un software que ya no cuenta con soporte oficial del proveedor es posiblemente una de las prácticas más peligrosas. Cuando no hay soporte del proveedor significa que no hay nuevos parches y correcciones para cubrir los riesgos de seguridad que surgen con el tiempo.

Lamentablemente, debido a una serie de consideraciones prácticas, no es raro ver cargas de trabajo activas que se ejecutan en software no compatible, como una versión no compatible de una distribución de Linux. Esto representa un importante riesgo para la seguridad que puede quitar el sueño a los responsables de TI.

En TuxCare somos conscientes de este riesgo, y por eso hemos desarrollado un servicio para sistemas antiguos que, por cualquier motivo, siguen funcionando después de la fecha prevista de fin de vida útil. Se llama Soporte de Ciclo de Vida Extendido, y esencialmente le da los mismos parches y correcciones que recibiría a través del soporte oficial del proveedor - pero durante varios años más allá del final oficial de la vida. Amplía el soporte del proveedor y garantiza que las cargas de trabajo más antiguas funcionen de forma segura.

Una poderosa combinación

Con Live Patching y Extended Lifecycle Support, dispone de una potente combinación que garantiza la protección de sus sistemas frente a los exploits que surgen de las vulnerabilidades existentes y futuras.

Las soluciones de TuxCare y sus afines se ejecutan en segundo plano, haciendo su trabajo silenciosamente. Incluso es compatible con muchos sistemas que han perdido el soporte del proveedor. En combinación, los servicios para empresas de TuxCare ofrecen un parcheado rápido y coherente de las vulnerabilidades. Nos ocupamos eficazmente de uno de los riesgos de ciberseguridad más comunes, y nos aseguramos de que el personal de nivel C y sus equipos tecnológicos duerman mucho mejor por la noche.

¿Desea automatizar la aplicación de parches de vulnerabilidad sin reiniciar el núcleo, dejar el sistema fuera de servicio o programar ventanas de mantenimiento?

Más información sobre Live Patching con TuxCare

Conviértete en escritor invitado de TuxCare

Empezar

Correo

Únete a

4,500

Profesionales de Linux y código abierto

Suscríbase a
nuestro boletín